[Reseña] Andar ligero, siempre esperando

[Reseña] Andar ligero, siempre esperando

Siempre espera. Desde la primera hasta la última página, Patricia, la protagonista de Andar ligero, está esperando. Que llegue el colectivo, que la atienda su médico, que pase un taxi.

“En esta ciudad de primavera suele diluviar en noviembre. Nada de qué asombrarse. Las calles están abarrotadas de gente con paraguas. Los detesto. Hay que protegerse o te arrancan un ojo a la mínima distracción. Este barrio es como un gran laberinto. Cuando creés que falta poco para llegar a la avenida, regresás al mismo punto. Inexplicable. Tanto como esa condición absurda de levantar la mano cuando el transporte ya no puede detenerse.




Del presente, el libro toma un lapso corto de tiempo, mientras la mujer va y viene con unos estudios en su cartera que debe analizar el médico. Pero mientras espera, recuerda. Allí van apareciendo personajes ligados a la familia, especialmente su madre, quien aún vive y, en cierto modo, moldea muchas de las actitudes y los comportamientos de la protagonista.

Si hay algo que caracteriza a este libro, es cómo presenta a todos esos personajes. Primero, por sus nombres particulares, agregándoles el parentesco: Etelvinamadre, Luigipadre, Adelabuela, Pietroabuelo. Además de eso, tiene una excelente descripción de cada una, más que en lo físico, en su personalidad y, sobretodo, en el vínculo con Patricia, porque es ella misma quien los describe desde cómo los veía cuando era niña, luego adolescente y, en algunos casos, ahora que ha llegado ya a la adultez.

“La adultez puede ser imprudente con las rememebranzas, de modo quelos trozos de infancia se expanden en cualquier dirección”.

Por otro lado, el lenguaje a lo largo de la historia de Andar Ligero es sencillo, comprensible; la lectura es ágil y, aun cuando la narración entremezcla el presente con los recuerdos del pasado, esa transición no es en ningún momento confusa.

En cuanto al lenguaje, otra particularidad del libro son las palabras escritas juntas para generar un concepto, en general, haciendo referencia a ideas, frases o cosas dichas por otros y que se vuelven cotidianas en su uso, como FelizAñoNuevo, siemprelomismo, québarbaridad.

Hacia el final, cuando Patricia logra subirse al colectivo, tomar un taxi, sobrevivir a la jornada de trabajo y que el médico vea sus estudios, alguien la llama y le avisa que Etelvinamadre está internada en terapia intensiva. De a poco, y cuando las esperas se van terminando, llega también el olvido y el silencio.

“Mientras el hombre sigue con su monólogo ingobernable, algo ocurre y entonces me encuentro sumergida como en el agua tibia. Y ahora estoy sumergida más abajo, en los recuerdos. Nadando o andan. Ligero. Porque trato de huir”.

Datos del libro

Título: Andar Ligero

Autora: Emilce Strucchi

Editorial: Ediciones Godot

Año de publicación: 2010

Cantidad de páginas: 176

Para ver todas las reseñas de la #EstanteríaDeLibros, hacé clic acá

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *