Un recorrido por dentro de la “Anti Agenda”, de Keri Smith

Un recorrido por dentro de la "Anti Agenda", de Keri Smith

Cuando me topé con la Anti Agenda en un catálogo online de journals, empecé a buscar reseñas y, más que nada, imágenes de las páginas. Quería ver cómo era por dentro. ¿Una ANTI AGENDA? ¿Y eso cómo se come?

Todos los años, en octubre o noviembre, empiezo a buscar mi agenda para el año nuevo que está por llegar. Es una especie de ritual que repito desde que tengo 13 o 14 años. La compro, la guardo por ahí en algún cajón, cada tanto la vuelvo a hojear y a oler, esperando que sea el 1 de enero y SÍ SÍ SÍ, ahora sí ya puedo inaugurarla.

He tenido agendas de todo tipo: de esas tamaño pocket que alcanzan para escribir no más de cuatro o cinco palabras por día, con lomo cosido y anilladas, de tapa dura y de tapa blanda, con cinta marcadora o sin ella, con semana a la vista y otras con una hoja enooorme para cada día. Cuando me compraba una pocket, seguro que tenía muchísimo para anotar durante ese año, por lo que al siguiente optaba por comprarme una que tuviera una hoja para cada día. Error. Porque seguro que, al finalizar ese año, la pobre agenda terminaba casi en blanco.




Pero hubo unas agendas que marcaron mi adolescencia y hasta hoy tengo que resistir a la tentación de querer comprarlas: las de Junot. ¡NO PUEDEN SER MÁS LINDAS! Las abrís y…¡OH! Tienen dibujos tiernísimos, frases, muchos colores, espacios para anotar estados de ánimo o cosas así, y…CIENTOCUARENTA STICKERS (al menos esa era la cantidad que traían cuando yo las compraba). Irresistibles por donde se las mirara.

Y cuando encontré la Anti Agenda, me sentí como esa adolescente de 16 o 17 que moría de amor ante una Junot (y para comprarla era capaz de ahorrar durante todo el año).

Así llegó a mi vida y ahora sí, les voy a contar cómo es por dentro.

Se las presento: ella es…

anti agenda 10

-Como buena “anti agenda”, no tiene fechas. Es algo así como una agenda perpetua pero ni siquiera tiene los meses marcados. Podés empezar a usarla cuando quieras, incluso el 1 de enero, como hice yo.

-Tenés el mes completo a la vista. Tiene doce partes de “El mes en un vistazo”, que te permite anotar una o dos cosas por día: algo que tengas que hacer, que tengas que comprar o algún momento que te gustaría recordar.

anti agenda 3

-Las páginas de diario. Simplemente, me encantan. Es una página que empieza así: “Ahora mismo me voy a sentar y voy a escribir sobre mi día…”. Y ahí seguís vos. Podés anotar un momento que hayas vivido, una conversación que escuchaste, alguna emoción que sentiste o sobre algo que hiciste. Tiene espacio para anotar la fecha.

También están las “notas autobiográficas del día” y otras que arrancan con un “cosas que me gustaría escribir…”. Todas tienen la misma función: que escribas acerca de tu día (o puede ser de tu semana, porque para eso es una anti agenda).

anti agenda 4

-Los espacios de notas. Son de lo más insólitos. La Anti Agenda te propone escribir notas en paredes de edificios, gotas de agua, una caja de fósforos, una servilleta o pizarras. Estos son espacios pequeños, pero también hay otros más grandes, incluso con renglones, para que anotes tus ideas o pensamientos.

anti agenda 8

-Las “mini-listas”. Vas a ver que gracias a estas listas, ponés mucha más atención a todo lo que tenés alrededor. Hay mini listas de buenos olores, texturas, sonidos, de cosas que ves cuando levantás tu mirada, de sabores y colores o de cosas por las que te sentís bien (en ese momento).

-Las páginas customizables. Estos espacios tienen dos páginas llenísimas de opciones: viñetas para anotar cosas por hacer o para recordar, espacios para garabatear mientras hablás por teléfono, un cuadrado donde probar lapiceras o lápices de colores (como hago yo), un marcador de estado de ánimo, zonas donde indicar tu nivel de malestar y hacer tu queja del día/la semana/el mes, cosas para olvidar y cosas para investigar, ideas y también notas secretas que después se pueden recortar y distribuir.

anti agenda 1

anti agenda 9

anti agenda 6

-Espacios especiales. Son los que tienen una o dos páginas en toda la anti-agenda y por eso son especiales. Por ejemplo, una página entera para escribir “cosas que no me atrevo a decir a los demás”, una hoja cuadriculada porque “a veces solo necesitas escribir en cuadrículas”, páginas para un día de divagación o indecisión, una página top secret, otra para “un día irrepetible” y un espacio reservado para revelaciones.

anti agenda 7

anti agenda 5

¿No es una divina la anti agenda? Eso sí, te recomiendo que, si tenés muuuuuchas cosas para anotar por día o -y esto en especial- necesitás tener un orden por horarios y demás- no uses SOLO la Anti Agenda. Podés complementar su uso con el de una agenda “normal”.

La Anti Agenda no está pensada específicamente para organizar tus días. Quizás todo lo contrario. En ella podés liberarte, escribir sobre todo lo que quieras y, en ese sentido, su uso se acerca mucho más a la de un journal o diario.

Anti Agenda>> Fue diseñada por Keri Smith, tiene 96 páginas y es de Editorial Paidós. Su tamaño es de 19×13 cm.

Algunas librerías online donde comprarla> Book Depository Tematika Casa del Libro Cúspide

¿Querés recibir novedades y contenidos exclusivos del blog en tu correo?

Share

Comments

  1. Que hermosa!! La quiero <3

  2. La deseoooo

  3. Está hermosa, participo en el sorteo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *