Las 3 claves para abrir un blog (y pasar de las ideas a la acción)

Las 3 claves para abrir un blog (y pasar de las ideas a la acción)

¿Querés abrir un blog y no te animás? ¿Te da vuelta esa idea en la cabeza y pasan los días sin que vos tomes una decisión y pongas manos a la obra? Te entiendo, mucho. Porque antes de dar el salto y abandonar la versión amateur de Subjeta, me enrosqué en mil excusas y pasaba el tiempo…y yo seguía en lo mismo, teniendo un lugarcito en el ciberespacio que no terminaba de despegar (claramente, porque yo no estaba accionando para que eso pase).

Abrir un blog, en términos prácticos, es súper fácil. En menos de 5 minutos podés tener listo el tuyo, con un diseño aceptable y con ganas de que lo llenes de contenido. ¿Y entonces? ¿Qué vas a escribir? ¿Qué le vas a compartir al mundo? En resumen: necesitás definir y planificar qué vas a generar, pero pasando del papel (o la pantalla, depende donde anotes) a la acción lo más rápido posible. Y sabiendo que, en esto, hay mucho, pero mucho, de prueba y error.




Clave #1- Pensar el para qué

Como te decía, es tan fácil poner en marcha un blog que seguramente pensás: “¿y por qué no? Mah si, lo abro”. Ajá. Que sea fácil, rápido y GRATIS no significa en absoluto que TENGAS que abrirte uno. Así que hacéle un favor a Internet y preguntáte: ¿PARA QUÉ quiero abrir un blog?

Si lo vas a hacer porque está de moda, porque es fácil o porque pensás que siendo blogger vas a empezar a ganar plata de un día para el otro, hacéme caso y no abras nada.

Pero si tu para qué es, por ejemplo, compartir contenido sobre un tema en el que sos especialista, experto o aficionado, vender productos u ofrecer servicios, brindar consejos o crear una comunidad de personas interesadas en relación a un tema, entonces adelante. Vas bien. Y además, preguntarte el para qué te va a servir para definir qué lugar ocupará el trabajo de blogger en tu vida.

Porque no es lo mismo la dedicación que requiere un blog donde compartís información, por ejemplo, sobre recetas de cocina, solo por motivo de que te gusta cocinar y querés poner a disposición del mundo tus especialidades que otro espacio donde necesitás impulsar tus ventas de servicios.

Clave #2- ¡Animarte!

¿Y si a nadie le gusta lo que hago?. Sí, me pregunté eso muchas veces, y estoy convencida de que era una de las principales razones por las cuales siempre dilataba el tema de avanzar con el proyecto de abrir un blog. El miedo a hacer el ridículo, a las críticas o al fracaso es algo recurrente. No te sientas mal por eso.

Pero nada va a salir de ahí, de ese lugar estancado si seguís haciéndote la misma pregunta una y otra vez, y no resolvés si querés seguir adelante o quedarte donde estás.

Creéme que si hacés algo desde la motivación, porque realmente te gusta y querés dedicarte a eso plenamente -y no hablo en cuestiones de horario, sino en voluntad-, no vas a fracasar. Te lo aseguro. Puede que sí recibas críticas, y son esas opiniones las que te van a ayudar a mejorar lo que hacés, a compartir contenido de más calidad, ampliar la gama de tus productos o servicios, animarte a crear nuevas propuestas, etcétera.

Acordáte: el prueba y error es constante. Por lo tanto, animáte, en el camino vas a tener muchas oportunidades de ir ajustando, revisando, cambiando e innovando.

Clave #3- Bendito sea el networking

La buena noticia es esta: no estás solo. Está buenísimo que busques y mires (o leas) tutoriales sobre cómo armar un menú en WordPress  al momento de abrir un blog o cómo optimizar un post para SEO, pero andá más allá: empezá a contactar con otras personas que ya tienen un camino recorrido en esto del blogging. 

Hay muchos profesionales y expertos que ofrecen su conocimiento y aportes a partir de su experencia, y en distintos temas. Además, la mayoría comparte contenido -y de muy buena calidad- gratis, y vende cursos, webinars o ebooks que pueden potenciar al máximo tu proyecto.

Las posibilidades son variadísimas: cursos o talleres de email marketing, de gestión de redes sociales, sobre cómo sacarle bien el jugo a Facebook Ads, cómo diseñar servicios para vender online, cómo venderlos, ideas para armar post que enamoren a tus lectores, talleres para organizar tu tiempo y tus proyectos, y hasta de cómo ser un nómade digital.

Estos profesionales ponen a tu disposición conocimiento, por lo cual cualquier acción o actividad que compartas con ellos, empezará a formar parte de tu bagaje de experiencias. Y un consejo: no escatimes pagar por un curso, taller, webinar o conferencia que puede potenciar tu proyecto. No todo lo gratis en Internet es bueno y no todo lo súper bueno tiene porqué costarte 0 pesos en la web.

Con estas 3 claves, ¡a ponerle acción a tus ideas!

Si querés compartirlas, el espacio de comentarios está siempre abierto 😉 O también podés enviarme un mensaje a través del formulario del contacto del blog o a subjetablog@gmail.com ¡Será un placer leerte!

*La foto de portada es de Unsplash, extraída del banco de imágenes Pixabay.

Share

Comments

  1. Hola Clara!
    Hay sitios webs, links, etc que puedas recomendar para esto?

    Gracias

  2. Me gustó el artículo, claro y práctico… Me hubiese gustado encontrar algunos links para ampliar la info sobre cómo potenciar el blog una vez realizado… 🙂 pero me sirvió!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *