Decora tu buey: cómo ser creativos en "tiempos robados"

Decora tu buey: cómo ser creativos en “tiempos robados”

decora tu buey

La creatividad suele no llevarse bien con la rutina. Quienes se dedican a alguna actividad artística, por ejemplo, seguramente podrán confirmarlo. Más aún si la tarea creativa -cualquiera sea- se hace en un modo de hobby: sacar tiempo al trabajo, a las obligaciones de todos los días y a las horas de sueño, parece imposible.




Este verano leí Libera tu magia, de la escritora Elizabeth Gilbert, que propone “vivir una vida creativa más allá del miedo”. El libro está repleto de tips, consejos e inspiraciones, pero a mí, en particular, me gustó mucho un capítulo corto que se titula Decora tu buey y trata, precisamente, acerca de cómo ser creativos en los “tiempos robados” a la rutina.

Estos son algunos fragmentos del texto:

Durante gran parte de la historia de la humanidad, la inmensa mayoría de las personas han cultivado su arte en momentos robados, usando retazos de tiempo prestado y a menudo además con materiales sisados o descartados.

Una vez conocí a un hombre en India cuya única posesión de valor era un buey. El buey tenía dos hermosos cuernos. Para festejar que tenía un buey, el hombre le había pintado un cuerno rosa y el otro azul turquesa. A continuación fijó con pegamento campanitas en cada una de las puntas, de manera que cuando el buey sacudía la cabeza, los cuernos rosa y turquesa emitían un alegre tintineo.

decora tu buey

“Trabaja duro, sueña en grande”

Aquel hombre, trabajador y agobiado por la falta de dinero, tenía una única posesión de valor, pero la había embellecido al máximo usando todos los materiales a su alcance: un poco de pintura, una pizca de pegamento y unas campanillas. Como resultado de su creatividad, ahora poesía el buey más interesante del pueblo. ¿Por qué lo hico? Pues porque sí. ¡Porque un buey decorado es mejor que un buey sin decorar, por supuesto!

¿Es ese el entorno ideal para crear? ¿Tener que hacer arte a partir de “residuos” y a ratos robados? En realidad no. O quizá sí. Tal vez da lo mismo, porque así es como se han hecho siempre las cosas. La mayoría de los individuos nunca han tenido tiempo suficiente, nunca han tenido recursos suficientes y nunca han recibido apoyo suficiente, o mecenazgo, o recompensa…, y sin embargo insisten en seguir creando. Insisten porque les importa. Insisten porque se consideran creadores y necesitan serlo.

decora tu buey

El dinero ayuda, eso está claro. Pero si el dinero fuera lo único que necesitan las personas para llevar vidas creativas, entonces los megarricos serían los pensadores más imaginativos, productivos y originales que hay y, sencillamente, no es así. Los ingredientes esenciales de la creatividad siguen siendo los mismos para todo el mundo: valor, encantamiento, permiso, persistencia, confianza…, y están al alcance de cualquiera. Lo que no quiere decir que vivir creativamente sea siempre fácil; solo que siempre es posible.

Si te gustó este post, quizás te interese >> [RESEÑA] Libera tu magia: una vida creativa más allá del miedo

¡Descarga el pack de 4 marcapáginas para imprimir!

Ingresa tu correo y recibirás los marcapáginas listos para imprimir 😉

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *