¿Cuánto cuesta abrir un blog?: mini guía para elegir hosting y dominio

abrir un blog

La cuestión de si conviene elegir entre un blog gratuito o uno pago, suele ser difícil de resolver. En un post anterior, compartí qué es lo esencial que se debe tener en cuenta y las diferencias básicas entre uno y otro.

Resumiendo un poco: un blog o sitio web pago es recomendable si lo vas a usar para desarrollar alguna actividad profesional o a la venta online, porque técnicamente te permite muchas más posibilidades para optimizar tu espacio virtual, como alojar tiendas, maquetar y diseñar de manera más atractiva y personalizada tu sitio, entre otras cosas.




Y entonces, ¿cómo dar el primer paso si lo que elegiste es tener un sitio web pago? ¿Cuánto cuesta abrir un blog? Cuando digo pago, estoy refiriéndome a que vas a tener que seleccionar, al menos, dos cosas: dominio y hosting.

1- El nombre de tu web

El dominio es la dirección URL a través de la cual te van a encontrar dentro de la inmensidad de la web. Por ejemplo, el dominio de este blog es www.subjeta.com, o seguramente habrás visto de a montones direcciones parecidas, como www.netflix.com (¡encabeza mi lista de preferidas!).

En primer lugar, si ya tenés una marca o un nombre de negocio, entonces el dominio de tu sitio debería ser lo más similar posible. Por ejemplo, si sos un artista visual que quiere vender obras por Internet, una muy buena opción es que la dirección URL lleve tu nombre o si tenés un emprendimiento de productos artesanales, la mejor elección es usar el nombre que ya tengas, sin palabras o “adornos” de ningún tipo.

Pero, es verdad que, a veces, puede que el nombre que estás eligiendo para tu dominio, ya esté siendo utilizado. En ese caso, la página donde lo estés comprando suele generar variaciones posibles o, simplemente, te va a tocar a vos pensar otras opciones.

Lo principal es que sea un nombre/dominio corto y fácil de recordar. No te enrosques en querer agregarle descripciones o dejar en claro de qué va el sitio/blog/tienda; porque para eso vas a tener herramientas y opciones -como logotipos, banners o presentaciones- para cuando la persona efectivamente llegue y entre a tu web.

¿Cómo comprar un dominio? En mi caso, lo compré en A Small Orange, el mismo que me provee el servicio de hosting. Pero, hay otras opciones más, de las que puedo recomendarte:

www.elserver.com

www.nic.ar

www.godaddy.com

¿Cuánto cuesta un dominio? En general, los que te venden dominios, cobran un monto anual, que ronda los 15 dólares. Si lo comprás en sitios argentinos, el precio lo vas a ver convertido a pesos e incluso, en algunos, tenés la posibilidad de pagarlo con tarjetas de débito o por redes de pago -como Pago Fácil-, opciones que no tenés si lo comprás en sitios extranjeros (como A Small Orange). En esos casos, solo queda recurrir a tarjetas de crédito.

2- La casa de tu sitio

Una vez definido el dominio, lo próximo a elegir es el hosting, que es el espacio donde se va a alojar tu sitio web completo (sí, toda la info que tengas, vas a estar en un solo lugar) en el inmenso ciberespacio. Mi recomendación es la siguiente, corta y bien concreta: no te enloquezcas para definir cuál comprar.

Porque además de las decenas de servicios de hosting que vas a encontrar, además cada un ofrece diferentes planes -con precios distintos, obvio-. Los planes, en general y haciendo un resumen híper sencillo, dependen básicamente de cuánto espacio de almacenamiento y cuánto ancho de banda necesites.




El almacenamiento va a depender de la cantidad de información o de materiales (textos, imágenes y un largo etcétera) que vayas subiendo a tu web; mientras que el ancho de banda está relacionado y va a variar de acuerdo a la cantidad de visitas que recibas.

¿Cuál es mi consejo? Que elijas un plan pequeño, que te permita iniciar con tu web y sin volverte loco. Porque además, cuando estés por agotar tu cuota de almacenaje o recibas tantas visitas que el ancho de banda te esté por reventar, el mismo servicio de hosting te va a contactar y avisarte que necesitás incrementar tu plan para que el sitio funcione o.k y no empiece a “caerse” o tirar errores.

¿Cuánto cuesta y cómo comprarlo? En A Small Orange, yo elegí el plan small que cuesta alrededor de 8 dólares mensuales. Tené en cuenta que, muchos proveedores, hacen buenos descuentos si el pago es anual. Por ejemplo, yo pago 50 dólares por año, lo cual es un equivalente a poquito más de 4 dólares por mes (conseguí un ofertón, sí). Con ese plan, tengo 5 GB de almacenamiento, 50GB de ancho de banda y soporte técnico 24/7 (que es genial, por cierto).

3- Plugins y otras yerbas

Lo mínimo e indispensable es el dominio + hosting. Después, tenés muchísimas opciones y podés elegir dependiendo qué herramientas necesites para desarrollar tus contenidos. ¿Qué uso yo? Te cuento:

-Maquetador visual: me encanta poder darle a las páginas del blog el aspecto y diseño que yo quiero. Por eso, uso Visual Composer, un plugin maravilloso (aplaudo a veinte manos a sus desarrolladores) que te permite maquetar páginas y artículos de tu sitio con diferentes elementos, como íconos, cuadros de textos, imágenes, videos, encuestas, formularios, etcétera. Por este plugin pagué 15 dólares por única  vez para descargar e instalarlo.

Estas son algunas páginas que diseñé con Visual Composer:

-Ver página “Sobre mí”
-Ir a la página de Freebies/descargas gratuitas

-Email marketing: el marketing de contenidos por correo electrónico es una de las mejores herramientas para fortalecer el contacto y la interacción con quienes siguen el blog. Con una cuenta de email marketing podés enviar correos masivos, armar formularios para captar nuevos suscriptores, programar automatizaciones de contenidos y regalos descargables par quienes se ssucriben a tu sitio.

Después de probar varios servicios, elegí Send Pulse, que ofrece una cuenta gratuita hasta 2500 suscriptores y permite hasta 15000 envíos mensuales.

-Canva for Work: si todavía no conocés Canva, te estás perdiendo una excelente opción que, tal como ellos mismos se definen, son una “plataforma de diseño para no diseñadores”. Tenés montones de plantillas para usar y personalizar con colores, imágenes y tipografías, aunque algunos diseños son pagos.

Como lo uso mucho, compré la suscripción de Canva for Work que cuesta 12 dólares por mes y te ofrece más opciones como, por ejemplo, descargar tus materiales como animaciones GIF, acceder a un banco de imágenes enoooorme, tener más dibujos e ilustraciones a disposición, redimensionar de manera automática gráficas y materiales, etcétera.

Otros plugins gratuitos que uso (y para qué):

-Yoast SEO: para optimizar los contenidos según Search Engines Options.
-Contact Form: genera formularios de contacto para insertar en tu sitio.
-Parallax Scroll: permite insertar imágenes de encabezado, como hice en esta página del blog.
-Count Per Day: accedés a datos sobre cantidad de visitas y visitantes, páginas y entradas más leídas, de qué países son los visitantes, qué navegador utilizan, entre otros datos. Lo tengo para un uso más cotidiano, porque para mejores resultados -y más certeros- también utilizo Google Analytics.

Si te sirvió este post, quizás te interese >> Recursos para bloggers y emprendedores

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *