Días de Pesca: ¿qué te hace feliz?

Días de Pesca: ¿qué te hace feliz?

No tengo muy desarrollado el hábito de ver películas, aunque cada vez que lo hago suele ocurrir porque siento una suerte de especial atracción por lo que voy a ver. En resumen: no miro todas las películas posibles ni estoy demasiado al tanto de las novedades y estrenos cinematográficos.

Eso mismo me ocurrió con Días de Pesca, obra del cineasta argentino Carlos Sorín, cuyos guiones tienen una particularidad: todos narran historias que suceden en la Patagonia Argentina.

Quizás el transcurso de la película, por momentos, pueda tornarse lento o monótono, principalmente porque el diálogo entre los protagonistas es escaso. Puede incluso que aburra a más de uno a los diez minutos de haber empezado. Eso mismo le pasó a Yami, la amiga que invité al cine esa tarde y apuesto a que jamás volverá a aceptar una invitación mía para ir al cine.

Pero, contra todos los pronósticos, les voy a contar (y permítanmelo) porqué Días de Pesca me encantó. Simplemente porque es cercana a lo que puede, o podría ser, parte de la historia de cada uno de nosotros. La historia muestra cómo un padre -que bien podría ser un hermano, nieto, hijo, sobrino, o el vínculo familiar que prefieran y más les guste- que, luego de una serie de desaciertos durante unos cuantos años de su vida -que lo alejaron de sus seres queridos-, decide reencontrarse a sí mismo para luego reencontrar a los otros.

Muestra el esfuerzo por evidenciar ante el mundo que es posible, transparente y un acto sublime de honestidad el hecho de reconocer los propios errores, paso indiscutido para luego poder repararlos -y aprender de ellos, claro, aunque suene a frase “enlatada”-. Días de Pesca es el viento del sur argentino, los paisajes perfectos para cualquier postal, sin necesidad siquiera de un mínimo retoque de Photoshop. Es alcanzar lo que deseamos, aprender lo que nos guste, animarnos siempre a un poco más.

Te invito a que la veas, y puedas disfrutarla tanto como yo.

Acá les dejo el tráiler:

>>La foto de portada de este post fue extraída de www.monidala.com

Este post fue publicado originalmente el 2 de agosto de2013, en la versión anterior de Subjeta.

¿Querés recibir novedades y contenidos exclusivos del blog en tu correo?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *