El apasionante mundo del té y todo lo que (hasta ahora) no sabía

El apasionante mundo del té y todo lo que (hasta ahora) no sabía

“Todas las variedades de té vienen de una sola planta“. Cuando escuché esto me parecía increíble. A ver, ¿todos los tés que tomé en mi vida resulta que derivan de una misma planta? Pues sí. Pero no quiero adelantarme a lo que les voy a contar un poco más adelante y en detalle.

Llegué al Taller de VenderTé gracias a Facebook, que me avisó del evento. Desde hace varios años, me interesa mucho el mundillo del té, quizá porque toda mi vida tomé esta infusión. Muchos no me creen cuando les digo que, como máximo, debo haber tomado diez tazas de café en mi vida. Aunque me encanta el mate, el té es mi favorita y me encanta descubrir sabores y mezclas nuevas.




Así que ahí estaba yo, un domingo a la mañana (#estoylocalosé), sentada a la mesa en Tximeleta, un estudio de arte donde Claudia comenzó a explicarnos lo básico sobre el té y, unos minutitos más tarde, empezó a servirnos las diferentes variedades para degustar.

té 1

Todo lo que (aún) no sabía sobre el té

Como ya les adelanté antes, la Camellia Sinesis es la planta de la cual, de sus diferentes partes, y a través de diferentes procesos, salen las cinco variedades madre de esta infusión: té blanco, verde, Oolong (o azul), negro y el rojo, cuyo nombre verdadero es Pu Erh.

De esas 5 bases, después se pueden armar los blends, agregándole todo lo que te puedas imaginar, como chocolate, vainilla, rosa mosqueta, cardamomo, hibiscus, limón, naranja y, básicamente, lo que se te ocurra. Pero siempre tiene que estar en la base, incluida, una de las cinco variedades de té.

En todos los demás casos, no estamos hablando de té sino de tisanas. Por ejemplo, el clásico de manzanilla o el  que haces con la menta que cortás de tu patio, no es té, sino tisana, porque no tiene ninguna de las cinco bases.

té 2

En los recipientes están todas las variedades (menos el Pu Erh que es el que está en dos paquetitos al lado del plato de galletitas).

El ideal para cada momento

Al final del taller, Claudia nos preguntó cuál de los 5 nos había gustado más. En mi caso, elegí el blanco (súper suave) y el Oolong (más fuerte, está a mitad camino entre el  verde y el negro en cuanto a intensidad). Pero en algo coincidimos casi todos: puede que tengamos un favorito pero lo cierto es que está buenísimo aprovechar cada sabor para un momento distinto del día.

té 3

Se los presento: el té blanco.

El blanco y el verde, por su suavidad, me parecen ideales para tomar una taza antes de ir a dormir. El verde, para después de las comidas y el negro -el más clásico, que todos conocen- para las colaciones, como el desayuno o la merienda. Además, Claudia nos explicó que los tés más suaves se maridan bien con alimentos magros, sin mucha grasa, como las galletas de arroz. En cambio, los más fuertes son ideales para cuando comemos algo más potente, como una porción de torta.

té 4

¿Te gusta el té? ¿Te interesa aprender más sobre esta infusión? En VenderTé organizan talleres sobre distintas temáticas, aunque siempre recomiendan empezar por el taller básico, que dura dos horas y donde, como ya te conté, degustás todas las variedades, acompañadas con cosas ricas y la buena onda del grupo. Les recomiendo que los sigas en Facebook así te enterás sobre los próximos talleres.

¡Hasta la próxima!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *