Cómo LEER MÁS: 5 tips para aumentar tus lecturas

Cómo LEER MÁS: 5 tips para aumentar tus lecturas

Leer es una de las cosas que más me gustan hacer en esta vida. Todos los días, en diferentes momentos, agarro el libro de turno y leo unas cuantas páginas. Pero no para todos leer es algo cotidiano o incluso frecuente, aun cuando no sean de esas personas que huyen de los libros. Sí, a veces es difícil encontrar tiempo para leer o quizá cuando tenemos tiempo, simplemente no tenemos ganas de agarrar un libro o las ganas nos dicen que queremos hacer otra cosa.




¿Cómo hacer para leer más entonces? Seguí en este post que acá van 5 tips para que te amigues de nuevo con la lectura.

1- Elegí géneros que te gusten

Sí, lo primero y fundamental de todo es que los libros que vayas a leer sean de géneros que te gusten. Pueden ser novelas románticas, históricas, policiales, de ciencia ficción, eróticas, thrillers, fantásticos… Y atención, no te quedes solo con la ficción. Dentro de la no ficción también puede haber muchas opciones que te resulten atractivas, como biografías, ensayos, libros de investigación periodística, relatos de viajes, narraciones de historias reales…

2- Andá a por los libros de extensión media

A ver, si ya de por sí te da fiaca agarrar un libro, creéme que una historia de 1000 páginas no es lo más motivador de mundo. Por eso, elegí libros que no sean taaaaan extensos. Esto te va a ayudar a que no veas el tremendo mastodonte que tenés para leer y pienses que te falta un montón para terminarlo (me pasó, #TrueStory). Estamos hablando de que elijas un libro -en promedio- de 350 páginas.

3- Optá por historias con capítulos o subdivisiones

Esto depende de cuáles sean tus hábitos de lectura y en qué momentos te sientas más cómodo para leer. En mi caso, leo durante diferentes momentos en el día. Y por eso, prefiero libros que tengan capítulos y, si dentro de estos, tienen subdivisiones o cortes en los bloques de texto, mucho mejor.

Si lees siempre en el mismo momento del día, pensá y probá otras opciones de momentos libres que tenés y en los que podrías leer. Por ejemplo: mientras vas en el colectivo a trabajar, al colegio, a la Universidad o a donde sea; en ratos libres en el trabajo, antes de ir a dormir, mientras desayunás o merendás, cuando vas al baño (!), si tenés que esperar turnos en el banco, médico o, en fin, en cualquier lugar donde tengas que esperar varios minutos.

4- El tamaño sí importa

Para leer un libro durante diferentes momentos del día, es esencial que tenga un tamaño adecuado para que lo puedas transportar. Una buenísima opción son las ediciones de bolsillo que tienen un tamaño ideal para llevarlo en la cartera, en un bolso o en lo que sea. De todos modos, no son los únicos posibles de transportar: hay libros que no tienen un tamaño “de bolsillo” pero aún así son fáciles de llevar a todos lados.

5- Hacéte socio de una biblioteca

Es lindo comprar libros y tener una biblioteca en casa, pero a veces -siempre, diría yo- el presupuesto no alcanza para ir corriendo a la librería y traerte toooodo lo que te gustaría leer. Entonces, resolvélo fácil: andá a la biblioteca de tu ciudad -si hay más de 1, fijáte cuál tiene mejor catálogo de libros- y hacéte socio.

En general, los requisitos suelen ser mínimos y, en algunos casos, pueden pedirte un colaboración mensual o anual que siempre sirve para que la biblioteca funcione y siga en pie. Preguntá bien cuántos libros podés llevarte por vez, los plazos de devolución y cuánto cobran en el caso de que te atrases en devolver el libro.

Contáme, ¿tenés algún tip extra sobre cómo leer más? Si ponés en práctica alguno de estos, también espero tu comentario acerca de cómo resultó.

¡Hasta la próxima! 🙂

¿Querés recibir novedades y contenidos exclusivos del blog en tu correo?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *