Fernanda Pérez: “Mis libros son para los que saben que en este mundo nada es sencillo pero vale la pena intentarlo”

Fernanda Pérez: “Mis libros son para los que saben que en este mundo nada es sencillo pero vale la pena intentarlo”

Nació y vive en Córdoba. Es docente y periodista, además de escritora. Y es precisamente la escritura lo que cruza su vida. Fernanda Pérez publicó en 2012 su primer libro, “Las Maldecidas”, de la mano de El Emporio Ediciones. Un año más tarde, salió a la venta su segunda obra, “El Sacramento”. En 2016, y cerrando la trilogía, la escritora presentó “Los paraísos perdidos”. Fernanda es docente de cátedras vinculadas a la escritura en el Colegio Universitario de Periodismo –en la ciudad de Córdoba- y dirige el sitio web Babilonia Literaria.

Nosotras le dimos 12 preguntas y ella nos devolvió estas respuestas (más un mensaje final para los lectores que todavía no hayan leído alguno de sus libros)

 

1- ¿Cómo empieza el ritual de escritura cada día?

No tengo un ritual. Preferentemente suelo escribir a la mañana temprano, durante época escolar entre las 7 y las 10, y durante las vacaciones entre las 9.30 y las 12.30, aproximadamente. Pero a veces también escribo durante la siesta (si es que mis hijas y mis obligaciones laborales me lo permiten). Lo que sí es seguro: jamás escribo de noche.

En ese horario matutino también me dedico a investigar, a leer, a corregir, es decir a todo lo que hace a la creación de un texto literario.

No suelo imponerme plazos, ni estructuras. Escribo todos los días, porque mi actividad laboral está vinculada a la escritura. Pero no necesariamente escribo todos los días la novela en la que estoy trabajando. A veces dejo reposar los textos, los retomo después. Puedo pasar una semana entera trabajando en un capítulo. Para mí el proceso de escritura debe tener ciertos márgenes de libertad y de riesgos. Es probable que termine de escribir una novela y sienta la necesidad de reescribirla entera, entonces lo hago. Por eso es que tampoco me obsesiona esa tendencia de sacar un libro por año.

2- ¿En qué momento te diste cuenta que eras una escritora conocida y escribir iba a ser tu trabajo?

Bueno, no sé si soy una escritora tan conocida (jajaja) y tampoco escribí para serlo. Obviamente que me gusta que los lectores me hagan llegar sus devoluciones y que los libros se vendan, circulen… Pero la escritura tiene una raíz muy personal. Es el deseo de uno frente a ese relato que te estalla por los poros, es decir que aún si jamás hubiera publicado o sino no vendiera un solo libro, seguiría escribiendo.

Por otra parte, desde el momento en que decidí estudiar periodismo para escribir en un diario, supe que la escritura sería lo mío. Hace 20 años que vivo de la escritura. Siempre suelo decir que se puede vivir económicamente de la escritura, lo difícil es vivir solo de los libros. Pero por suerte la escritura va mucho más allá de eso.

A mí me gusta escribir de todo: artículos periodísticos de actualidad, comentarios, columnas, críticas, entrevistas, perfiles. Me encantan los desafíos de trabajar en nuevos proyectos. Adoro la docencia, incentivar a los alumnos a encontrar su propia manera de narrar los hechos. Durante el 2016 descubrí que me gusta escribir para espectáculos musicales, es una manera de fusionar y mixturar las artes.  En definitiva, lo que yo adoro es narrar, cronicar.




3- ¿Quién es tu escritor/a favorito/a y que libro nos recomendás de ese/a autor/a?

Es difícil pensar en un escritor favorito. Tengo algunos de cabecera, pero con el correr de los años los gustos, los intereses van cambiando. Igual, si tuviera que elegir a uno me quedaría sin dudas con Federico García Lorca y su “Bodas de sangre”. Es una obra teatral muy potente, que plantea varios nudos dramáticos y que posee una fuerza poética estremecedora.

4-¿Tenés algún amuleto que te de suerte? ¿Cuál es?

No tengo amuletos ni tampoco creo demasiado en la suerte. Habitualmente en el arte en general -y por ende también en la literatura- hay mucha búsqueda del “éxito”. Esa palabra, tan traicionera y engañosa, suele estar asociada más a la suerte que al talento. El problema es que la suerte es efímera en cambio el talento permanece (aun cuando en algunos casos la suerte no lo acompañe).

Me parece que el mejor “amuleto” es trabajar ética y estéticamente.

5- Un aroma que te transporte a otro lugar o evoque algún recuerdo en vos.

Los aromas, en líneas generales, suelen accionar algo particular en nuestra memoria.  Es un sentido que prevalece mucho en mis relatos. Uno de los que más me gusta es ese aroma del monte, de la selva… Un aroma que está muy presente tanto en “Las Maldecidas” como en “Los paraísos perdidos”.

6- Recomendanos un libro para leer en un fin de semana lluvioso.

“Historia del rey transparente” de Rosa Montero.

7- ¿Hay algo que no pueda faltar en tus novelas?

Trabajo. Me gusta trabajar mucho los textos, leerlos, releerlos, editarlos, cambiarlos, encontrarles la vuelta, buscar la palabra adecuada. Me tomo bastante tiempo con eso. Puede que una novela guste más que otra o simplemente que a los lectores no les guste. Pero creo que para un autor es fundamental saber que hizo lo mejor con esa obra, que la trabajó hasta el extremo, que sacó lo mejor de sí para construir a esos personajes y a esa historia.

8- Pusiste el punto final a una novela y querés premiarte con tu cena favorita, ¿cuál es?

La cocina no es lo mío (jajaja). Como cualquier cosa, aunque me encanta la comida rápida, simple, en lo posible sin platos ni cubiertos: unas pizzas, unas empanadas, un rico sándwich. Igual cuando quiero darme un gusto, me inclino por la comida china.

9- ¿Tuviste alguna vez un bloqueo como escritora? ¿Cómo lo superaste?

Sí y no. Me ha pasado muchas veces de no estar tan conectada con la escritura, pero después de estar casi dos décadas en un diario sé que escribir es un oficio que va más allá de las ganas y la inspiración. Es decir que en esos casos sigo escribiendo lo que salga y como salga, ya habrá después tiempo de mejorar y embellecer el texto. Y como no me impongo tiempos, tampoco vivo esos momentos de manera angustiante ni dramática. Escribir es mucho más que bajar tecla, una historia también se escribe en la cabeza: pensando, leyendo, viendo material audiovisual pertinente.

10- Contanos cuáles son las 3 cosas sin las cuales no podrías vivir.

En primer lugar, mi familia y mis seres queridos. Me gusta estar con los que quiero, sean familia o amigos. Adoro abrir las puertas de mi casa para fiestas, juntadas, guitarreadas. Eso me llena de alegría.

En segundo lugar, el arte. Adoro la música, los libros, el cine y el teatro. No hay un día de mi vida sin que alguna de esas expresiones esté presente en mi existencia. Soy un “bicho urbano”, me gusta andar de noche por la ciudad: ir a ver espectáculo, ir a un bar a escuchar buena música, ir al cine. Soy muy feliz en esos momentos.

En tercer lugar, la fe. Soy una persona religiosa. Para mí creer en Dios, en las personas, en la construcción de un mundo más justo y más bueno -sin importar la condición del otro- es algo que me moviliza diariamente. En estos últimos años me dediqué bastante a la familia y al trabajo, pero ahora siento la necesidad de volver a dedicarme a alguna tarea social. Es algo que quiero concretar en este 2017.

11- Un sueño o meta próxima a alcanzar

Tengo varios, si se trata de soñar no me pongo límites. Pero si tuviera que elegir uno sería el de un proyecto que tenemos con Babilonia Literaria. Sueño con ese espacio cultural lleno de libros, con talleres de escritura, con olorcito a café, con mesas de debate, con mucho trabajo de creación colectiva, con historias para compartir…

 En lo que respecta a la escritura, sueño con poder concretar los dos proyectos literarios en los que estoy embarcada en este momento. Sobre todo uno de ellos, que tiene un valor especial para mí.

12- Si tuvieras que dar un libro en adopción, ¿cuál sería? ¿Por qué?

En las campañas de “libros libres” he compartido algunas de mis novelas, así que en este caso haría lo mismo: “Las Maldecidas” para quienes quieran conocer la “otra historia” argentina; “El Sacramento” para los que adoran el romance; y “Los paraísos perdidos” para quienes deseen leer un relato épico de batallas territoriales, personales y amores contrariados.

Extra: Aquí podés dejar  un pequeño mensaje para tus lectores y otro para quienes aún no han leído tus libros.

Queridos lectores, sé que a veces se les hace muy difícil comprar los libros, son costosos y sus bolsillos no alcanzan para este mercado abarrotado de títulos. Por eso agradezco cuando cada uno de ustedes me escribe diciendo que adquirió alguna de mis novelas. Valoro enormemente el esfuerzo económico, valoro enormemente el tiempo de lectura y valoro más aún sus devoluciones.

 Para quienes aún no me leyeron, quisiera advertirles que no soy muy convencional a la hora de narrar el amor, no creo necesariamente en los finales felices, creo que el amor puede triunfar de mil maneras y no solo bajo la metáfora de “y comieron perdices para siempre”. Pero algo les aseguro: al leer mis libros encontrarán personajes creíbles, con luces y sombras, con actos heroicos y miserias, con triunfos y fracasos. Encontrarán los fragmentos olvidados de nuestra Historia, encontrarán los despojos de la guerra y las ambiciones humanas. Encontrarán los relatos de hombres y mujeres simples y sencillos, lo que la periodista bielorrusa Svetlana Alexievich definiría como “el hombre común y corriente, el grano de arena en la historia”.

 Advierto además: no crean eso de que para leer hay que ser un intelectual formado en las universidades. Mis libros son para los curiosos, los sensibles, los soñadores, los valientes, los locos… para los que saben que en este mundo nada es sencillo, pero igual vale la pena intentarlo.

Ojalá nos encontremos en algún momento. Prometo que ese día será una celebración de la palabra.

Para seguir a Fernanda Pérez en redes:

Twitter: https://twitter.com/laferpg
Facebook: https://www.facebook.com/LosParaisosPerdidos

El team de #YNosDieronLas12 Adopta Un Libro + Subjeta recomienda el cuento “Bajo el designio de un rayo”, escritora por Fernanda Pérez y publicado en la antología “Ay, Amor. Diez historias para enamorarte”, donde la autora comparte las páginas junto a otras nueve escritoras argentinas de novelas.

¿Querés recibir novedades y contenidos exclusivos del blog en tu correo?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *